7 veces

Una norma clásica decía que la información básica se debe repetir siete veces. Lo bueno es que se haga no siempre de la misma manera: es decir, no que simplemente se repita un nombre, sino que a ser posible también lo podamos ver escrito, por ejemplo, en Con la muerte en los talones es fundamental que el espectador entienda que el personaje interpretado por Cary Grant es un publicista llamado Roger Thornill y que NO ES un agente secreto llamado George Kaplan. Por eso, el nombre de Thornill se repite una y otra vez y además se deja muy claro que el personaje no esconde nada raro (es decir que no puede ser un agente secreto).